Poetas siglo XIX y principios del XX: María Josefa García Granados

Así, un filósofo pagano

Octavio Augusto, emperador romano

”o vosotros muchachos negligentes;

Que servís de ludibrio a los vivientes

Pasando el tiempo en ocio tan profundo

Cual si no hubiera coños en el mundo”.

Ma Josefa García Granados (1796-1848).

Citando a Barthes, el conjuro del poema es el instante escrito del acercamiento al otro, interpretando al filósofo, podemos decir que un texto es el rescate desarraigado de ecos y figuras que originan espacios, formas figurativas o no, que revelan causalidades en un terreno misterioso e inverificable, donde el acercamiento y reconocimiento del otro, la separación entre significado y significante, es ese lenguaje poético desarraigado que intenta contener al otro, así, las imágenes poéticas implican un acercamiento e invocación.

Mi interés es destacar que ese acercamiento en el caso de las mujeres poetas americanas, lo han resuelto a través de la historia creándolo en la misma marginalidad. Tocaré en este caso, a María Josefa García Granados, quién se destaca como importante voz de la poesía española y latinoamericana.

La difusión de los temas y las formas del Romanticismo en América se inicia en la tercera década del siglo XIX, las pocas mujeres que escriben en la América recién independizada lo hacen en torno al medio siglo, al inicio y la difusión del Romanticismo, citando ejemplos, la ecuatoriana Dolores Veintimilla de Galindo (1829-1857), la boliviana María Josefa Mujía (1812- 1888) la cubana Luisa Pérez de Zambrana (1835-1922) o las guatemaltecas Jesús Laparra de la Cerda (1820-1887), Vicenta Laparra de la Cerda (1831-1905) y sería injusto pues no nombrar con especial cuidado a María Josefa García Granados, española radicada en Guatemala, una de las pioneras, en ambos continentes, del romanticismo femenino y una de las mayores exponentes intelectuales de la independencia de Guatemala.

Fue, también, una feminista adelantada a su tiempo, quién con su carácter fuerte y dominante, se impuso en la sociedad guatemalteca. El rol de la mujer no era muy reconocido en aquella época. Aun así, ella destacó al participar activamente en cuestiones de estado y periodismo, granjeándose el resentimiento de una sociedad dominada por hombres, en las que ciertos temas eran de estricto control masculino. Escribió temas varios, sin restricciones, usando por largo tiempo el pseudónimo Juan de Viñas. Se contaban entre sus pocos amigos los poetas de la época y se dice que su mejor amigo fue José Batres Montúfar.

Con su obra El Sermón, de ideas claramente antirreligiosas, transgrede las costumbres de la época e inaugura una línea de transgresión subversiva, emplazando el género masculino y conservador por medio del remedo de oficios religiosos, adelantándose con esta obra, a la producción modernista de principios del siglo XX.

Nació el 10 de julio de 1796, en el Puerto de Santa María, España, su familia radicada en Guatemala, tenía acceso al poder, falleció el 28 de septiembre de 1848, en Ciudad de Guatemala, Guatemala.

Le sigue a ella, como primera poeta nacida en el continente americano, la boliviana María Josefa Mujía (1811-1888) De ella nos ocuparemos en la segunda parte.

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here