Moxie y Promising Young Woman: Dos maneras de construir el sonido feminista

2021 en el cine ha estado marcado por el girl power. Sería tonto decir que los problemas que fueron denunciados por el movimiento MeToo han sido resueltos, pero la victoria de Chloe Zao en los Oscars parece dar una importante señal de que ciertos actores intentan ayudar al quiebre definitivo del techo de cristal.

Pero “Nomadland” no fue la única obra ganadora que marca una tendencia importante en el cine. “Promising Young Woman” (Una joven prometedora en territorios de habla hispana), también consiguió la estatuilla de mejor guion original para la escritora y directora Emerald Fennell. Un thriller feminista, que apunta sus armas directamente a la normalización de la cultura de violación de la que todos hemos sido cómplices. Al mismo tiempo, aunque a menor escala, Netlfix estrenó “Moxie”, la ópera prima de Amy Poehler como directora, una cinta que usa la estructura de las cintas colegiales y de “coming of age” estadounidenses para hablar a su manera de los mismos problemas que enfrenta la película de Fennel. 

Sin embargo al ser acercamientos diferentes es normal que tomen rutas estéticas distintas, y una de las más llamativas es su forma de construir una banda sonora. Musicalmente las dos cintas parecen casi opuestas al verlas superficialmente, después de todo una está llena de artistas pop mientras la otra se amarra a los sonidos del punk y del movimiento Riot Grrrl, pero tiene sentido al ver los objetivos, y las audiencias a las que apunta cada una de las cintas. 

“Promising Young Woman” con su estética de cine independiente y su tono tenso y por momentos cruel recurre a la música pop creada por mujeres. Del irónico inicio con “Boys” de Charli XCX hasta el climax final con una versión orquestal de “Toxic” de Britney Spears, pasando por una reivindicación algo irónica del tema “Stars Are Blind” de Paris Hilton. Al mismo tiempo las reversiones de temas como “It’s Raining Men”, aquí traída al oscuro final gracias a la creatividad de DeathbyRomy y el casi burlón uso de “Angel Of The Morning” sirven para contextualizar estas piezas como clásicos de siempre. Tiene sentido, en su momento tanto Britney como Hilton fueron atacadas duramente por una crítica musical principalmente masculina, y aquí su trabajo es elevado junto al de iconos modernos, creadoras indie y forma parte de una cinta que no oculta sus estética de cine de autor.

“Moxie” en cambio es una cinta abiertamente más comercial y accesible. Tiene sentido, ni Poehler ni Netflix han ocultado su deseo de que la cinta sea vista por adolescentes. Sin embargo al colocarse en el bando de las rebeldes necesita rodearse de canciones que le den esa credibilidad. El caso más evidente es el uso de “Rebel Girl”, el principal himno del movimiento Riot Grrl, y una de las grandes obras de Bikini Kill. Pero no es el único tema clásico de alguna banda de punk femenino, grupos como Veruca Salt, Sleater Kinney o Le Tigre hacen acto de presencia junto sus herederas liricas y musicales representadas por Brandi Carlile, The Regrettes y la rapera Ebony Bones. 

Mezclando estos artistas la película ayuda a que quienes la vean entren de lleno a esta faceta a veces olvidada al punk de los 90. Al mismo tiempo ayuda a que la cinta gane algo de legitimidad temática, dando pistas de algunas de las granadas que esconde en su guión desde su música.

Ninguno de los acercamientos es mejor que el otro, solo son distintos y responden a los objetivos de cada uno de las piezas de las que forman parte. Lo cierto es que a medida que el cine se abre, finalmente, a contar este tipo de historias de forma tendrá que buscar formas de enviar su mensaje también desde la música que las acompaña y tanto «Moxie» como «Promising Young Woman» dan un buen ejemplo de como hacerlo.

1 Comentario

  1. Excelente artículo. Te seguiremos leyendo y me gusta que lo unes con la música que buena faltan nos hacen las 2 cosas

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here