El teatro de Henrik Ibsen

Henrik Ibsen es un gran representante del teatro realista de la época. Y, además, será el dramaturgo noruego más conocido de la historia. Ibsen será también considerado pionero del drama realista moderno como también impulsor del teatro simbólico. Su producción dramática fue escandalosa en su época debido a la crítica social que dejaba reflejada, pero al mismo tiempo, también sería considerada como bien hecha en cuanto a que su estructura interna y externa encajaban perfectamente. Por otro lado, la producción de Ibsen estará dividida por algunos teóricos en tres fases:

La primera etapa será la denominada “etapa romántica” porque se ocupa de la tradición y del folclore noruego. Como podemos ver, en este periodo el autor se ocupará de retratar los defectos del carácter noruego. Una de las obras más significativas de esta época sería Peer Gynt (1868) donde se caricaturiza al genio noruego.

La siguiente etapa, que será la etapa desde la que partiremos el estudio de la obra de Ibsen, será la etapa realista de crítica social. Durante la misma el autor convertirá en debate los problemas sociales de su época. Lo interesante de esta época del autor es que se centrará en el debate del papel de la mujer en la sociedad, amenazando la célula esencial de la sociedad occidental de finales del siglo XIX: la familia. En este periodo la obra más importante del autor será Casa de muñecas (1879) que más adelante se convertiría en panfleto del feminismo y en sus orígenes. Para investigar otro tipo de crítica social durante este periodo también tenemos Un enemigo del pueblo (1882) donde el autor refleja los ataques que sufrió por su obra Espectros (1881). Esta obra refleja la lucha del individuo contra la sociedad.

La siguiente y última etapa del autor sería la etapa simbolista, en la que encontramos un interés en la dimensión misteriosa de la realidad y el mismo autor consideraba que todo lo percibido debería interpretarse como un símbolo de algo que se ocultaba más allá de la apariencia y que requería de intuición poética. Esta época se relaciona con obras como La dama del mar (1888) donde encontramos una descripción casi simbólica de un conflicto muy similar al que vemos en Casa de muñecas, a pesar de que ambas historias son escritas desde un estilo muy diferente. Con la diferencia de que el desenlace de Casa de muñecas es muy diferente al de La dama del mar, algunos críticos observarán que esto se debió probablemente a las duras reprimendas que se llevó el autor con el final de Casa de muñecas. En esta misma época tendremos también obras como Hedda Gabler, en la que se usa la muerte como símbolo de huida o de una búsqueda radical de la libertad.

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here