El Mono Gramático presenta varios poemas en asturiano de Inaciu Galán (con traducción al castellano)

Inaciu Galán (Xixón, Asturies, 1986) Doctor por la Universidá d’Uviéu con la tesis “La llingua asturiana nel Franquismu”, es uno de los escritores jóvenes más activos de la la literatura asturiana. Ha conseguido premios como el prestigioso Premiu Fernán Coronas de poesía en 2016. En 2020 ganó con Vero Suari el Premiu de Lliteratura Infantil y Xuvenil “María Josefa Canellada” por “La curuxa Catuxa”. Ha publicado tres poemarios ‘Tierra podre’ (Ediciones Camelot, 2016),  ‘Patria en pallabres en menores’ (BaxAmar Editores, 2018) y ‘Nes ruines de la nueche y les hores’ (Trabe, 2019), y el libro de relatos ‘Cartes nel horru (y delles hestories más)’ (Cuatro Gotes Ediciones, 2020), además de varias traducciones desde el gallego, castellano, portugués, catalán, inglés o francés. Fundó una de las revistas literarias más importantes de la literatura asturiana de las últimas decadas, Formientu, que dirigió hasta 2017 y en la que publican autores jóvenes en asturiano. Ha participado además en todo tipo de iniciativas literarias y de recuperación de la lengua asturiana desde hace casi veinte años, siendo fundador de la ONG Iniciativa pol Asturianu. Como periodista presenta programas de radio y televisión en asturiano, como Sentir Asturies (RPA) o Mundu Sidreru (TPA). Además dirige la plataforma de youtubers en asturiano, PlayPresta.com.

Mete mieu

Cuando camines les cais

y pienses qu’ellí cuasi

garra una bomba a

la güela. Cuando sientes

lo cerca que ta, que

pequí circulen tovía dellos

que lo vivieron. Mete mieu.

Cuando recuerdes qu’equí,

a dos pasos d’onde

mos sentamos a tomar

daqué nuna terraza,

con tola tranquilidá

d’estos díes soleyeros,

paró güelu a descansar

cuando llegaba d’una nueche

de caminada, pa ver

si vivía’l so padre

o taba nuna cuneta.

Cuando te decates de que

la hestoria

nun ta nel llibru,

ta ellí mesmo,

y nun ye gloriosa, ye

mísere, ye lloru. Mete mieu.

Cuando escarbes no que

llamamos hemeroteca, y pa

otros ye a seques, “vida”,

ye un padre muertu,

una hermana desapaecida,

ye una medrana infinita

nel cuerpu. Mete mieu.

Da miedo

Cuando caminas las calles

y piensas qua allí casi

alcanza una bomba a

la abuela. Cuando sientes

lo cerca que está, que

por aquí circulan aún algunos

que lo vivieron. Da miedo.

Cuando recuerdas que aquí,

a dos pasos de donde

nos sentamos a tomar

algo en una terraza,

con toda la tranquilidad

de estos días soleados,

se paró el abuelo a descansar

cuando llegaba de una noche

de caminata, para ver

si vivía su padre

o estaba en una cuneta.

Cuando te das cuenta de que

la historia

no está en el libro,

está allí mismo,

y no es gloriosa, es

misarable, es lloro. Da miedo.

Cuando escarbas en lo que

llamamos hemeroteca, y para

otros es a secas, vida”,

es un padre muerto,

una hermana desaparecida,

es una temor infinito

en el cuerpo. Da miedo

Un fardeláu de pallabres

En pueblu dexaron

la casa, les madreñes,

les vaques, el castañéu.

En pueblu dexaron les

pites, la herba,

la fesoria, el golor a cuchu.

En pueblu dexaron

una forma de vida

les sos tradiciones

y un fardeláu

de pallabres

que yá nun-yos facíen falta.

Criaron los fíos

ficieron la vida

con too aquello enterrao

na memoria’l pasáu.

A la casa, aburrida, solitaria

foi comiéndola l’escayu.

Un día tornaron colo fíos al pueblu.

La casa nun taba,

les pallabres lleváreles

l’aire cuantayá.

Y los fíos nun

sabíen pone-y nome

a les coses d’aquel mundu

nel que yeren más qu’estranxeros,

estraterrestres.

En pueblu dexaren la vida,

dexaren l’alma.

Al decatase, enllenólos la tristura

pero yá nada podía llevantar

aquelles ruines

d’una vida abandonada.

Una bolsa llena de palabras

En el pueblo dejaron

la casa, les madreñes,

las vacas, el castañedo.

En el pueblo dejaron las

gallinas, la hierba,

la hazada, el holor a abono.

En el pueblo dejaron

una forma de vida

sus tradiciones

y una bolsa llena

de palabras

que ya no les hacían falta.

Criaron a sus hijos

hicieron la vida

con todo aquello enterrado

en la memoria del pasado.

A la casa, aburrida, solitaria

la fue comiendo la maleza.

Un día volvieron con sus hijos al pueblo.

La casa no estaba,

las palabras se las había llevado

el aire hace mucho tiempo.

Y sus hijos

no sabían ponerle nombre

a las cosas de aquel mundo

en el que eran más que extranjeros,

extraterrestres.

En el pueblo habían dejado la vida,

habían dejado el alma.

Al darse cuenta, se llanaron de tristeza

pero ya nada podía levantar

Aquellas ruinas

De una vida abandonada.

¿Cómo?

¿Cómo cuenten les hores

nes fábriques de Calcuta

onde nun ven la lluz

del sol? ¿Cómo imaxinen

el color del cielu los

neños de Pequín, detrás

del fumu? ¿Sedrán quién

siquier a atalanatar la

esistencia del arcu la vieya

o lo que ye una estrella?

¿Cómo podrán pescudar

lo que ye una fartura

nel cuernu d’África,

cómo podríen facese a

la idea de qu’en casa

tengo trés caños pelos

que sal agua frío,

caliente ya infinito,

cuando me peta?

¿Cómo podemos nós atalantar

lo qu’ellos viven, lo qu’ellos sienten?

Ye simple. Nun somos a ello.

Por eso miramos pa otru llau.

Porque ye más cómodo

vivir d’espaldes.

¿Cómo?

¿Cómo cuentan las horas

en las fábricas de Calcuta

donde no ven la luz

del sol? ¿Cómo imaginan

el color del cielo los

niños de Pekín, detrás

del humo? ¿Serán capaces

siquiera a entender la

existencia del arco iris

o lo que es una estrella?

¿Cómo podrán comprender

lo que es una comilona

en el cuerno de África,

cómo podrían hacerse a

la idea de que en casa

tengo tres grifos por los

que sale agua fría,

caliente e infinita,

cuando me apetece?

¿Cómo podemos nosotros entender

lo que ellos viven, lo que ellos sienten?

Es simple. No somos capaces.

Por eso miramos para otro lado.

Porque es más cómodo

vivir de espaldas.

Un versu nun post-it

Un versu sueltu cayendo

pela ventana nun post-it.

Camiento que del vecín d’arriba.

Nun ye la primer vegada

qu’orbayen versos nesta cai.

Véolos cayer voltiando,

xubiendo y baxando, cuasi

baillando. A vegaes soi a lleelos.

Hailos bonos, mui bonos.

Pamidea llibéralos faciendo

por crear un mundu más guapu,

anque naide los pañe

al llegar al suelu

y muerran nel asfaltu.

Un verso en un post-it

Un verso suelto cayendo

por la ventana en un post-it.

Supongo que del vecino de arriba.

No es la primera vez

que lloviznan versos en esta calle.

Los veo caer dando vueltas,

subiendo y bajando, casi

bailando. A vece puedo leerlos.

Los hay buenos, muy buenos.

Yo creo que los libera intentando

crear un mundo más bonito,

aunque nadie los recoja

al llegar al suelo

y mueran en el asfalto.

Hai hores

Hai hores nes que l’aire

paez negrucio, acarbonao,

y respiro con dificultá

los vieyos gases que m’arrodien.

Hai hores nes que muerro,

en nun sé qué ciudá o a qué hora,

falando de besos al atardecer

en caminos que lleven a nenyuri.

Apolmonáu pola falta d’aire

asomen les velees más enraigonaes

nos suétanos de l’alcordanza,

asomen les idees suicides

de la hora’l té, na que tantos

echen un pigazu y yo pienso

na estraña sensación de paz,

de cuando pieses en morrer.

Hay horas

Hay horas en las que el aire

parece negruzco, acarbonado,

y respiro con dificultad

los antiguos gases que me rodean.

Hay horas en las que muero,

en no sé qué ciudad o a qué hora,

hablando de besos al atardecer

en caminos que llevan a ninguna parte.

Apabullado por la falta de aire

asoman les pesadillas más arraigadas

en los sótanos de la memoria,

asoman las ideas suicidas

de la hora del té, en la que tantos

echan una siesta y yo pienso

en la extraña sensación de paz,

de cuando piensas en morir.

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here