Brindis con luz de Candela

*****

Brindis con luz de Candela

La muerte prende candela,

trae el gesto apesadumbrado,

mojando el colchón las huellas

de Brandy de San Patraño.

Madame ya olvidó otro nombre

tras ver tres sotanas negras.

Ni santos óleos le imponen.

Que puta murió, se entierra.

Lo explican píos y beatos:

«Fue por fingirse enferma,

viciar quería a inmaculado,

y arcángel le pisoteó las venas».

Macabro escarmiento acecha,

frío matarratas en antro

a las criollas Magdalenas

que descarríen celibato.

Braman contra el aborto

rucos procreadorzuelos;

son pederastas y homófobos,

«padres» les llama el pueblo.

La llama de un candilito

la encubre el poder siniestro;

forenses callan, su obispo

cabalga heroico ante espejo…

Se embrolla en la cuerna el halo,

la santimonia engrandecen

cofrades y almas de cántaro.

¡Qué universal! ¡Oír los cohetes!

Milagros curia rubrica

y a niños lavan… el pelo

Ya en Roma a alguien canonizan,

por calles sacan muñeco.

¡Rezar con enjundia, viejas!

¡Costaleros, alto alzarle!

¡Que escolten bombo y corneta

de hijo de perra estandarte!

Cateto el proselitismo

ven patios de ayuntamientos.

¡Besar a la momia, so indios,

que elevó a empíreos Carrero…!

Mi vela mima el descanso,

para mamá es merecido.

Cera chorrea achicharrando

a tres gargantúas hocicos.

Meapilas y hackers muerden,

la ira espumajean pendejos.

Van a clausurarme crueles,

(crucifixión sube el ego).

«Streaming blasphemous wanted.

Dolores da recompensa,

de luto tras carnavales…»

¿Brindamos tú y yo, Candela?

© José A. Callejón

Nota del autor

Decía el escritor, Juan José Benítez, le cito textualmente, que el hombre permanece en el rincón de la oscuridad por temor a que la luz de la verdad le deje ver las cosas que derrumbarían sus conjeturas.

Una introducción perfecta para esta otra cita del poeta norteamericano Robert Penn Warren, quien nos dice,  que en el fondo, un poema, no es algo que se ve, sólo la luz que nos permite ver.

Brindis con luz de candela, es, el réquiem por una prostituta asesinada a finales del siglo XIX, vilipendiada además con calumnias póstumas, encubridoras, para proteger la imagen y las leyendas milagreras urbanas de un criminal mojigato postulado a santo, en tiempos de gran oscurantismo en los que nadie va a osar salir en defensa de “una mujer de mala vida”.

El verso Madame ya olvidó otro nombre, es un claro ejemplo descorazonador, que muestra a la regenta del prostíbulo pasando página, por la cuenta que le trae; votos de silencio como los que parecen también haber hecho los forenses, mientras un obispo «cabalga» heroico ante un gran espejo.

Quién va a cuestionar los verdaderos motivos de la muerte estrambótica de una prostituta, si se trata de contradecir la versión de los hechos dada por un clero poderoso, siniestro y depravado a través de biografías que escribanos corresponsales recogen como testigos siempre en primera fila, a los pies de una cama (para no perderse detalle).

Sus crónicas tienen hasta la desfachatez de tapar las huellas del Padre Rubio (de Almería) en sus correrías por Madrid tras salir de los toros , transformar sus crímenes en milagros desde una misoginia terrible que asemeja las venas de la joven meretriz con culebras diabólicas o serpientes que viene a pisotear un arcángel (a modo de policía sicario).

Según la versión contada por los biógrafos cófrades, unas “prostitutas indecorosas” enteradas de la buena fama del apóstol de Madrid, le hacen llamar para que interceda por una de ellas (que se finge enferma). Sin embargo, los planes para ridiculizar al célibe dentro del burdel son castigados por “un más allá vengador”, pues cuando el cándido religioso llega al prostíbulo para ver a la chica, ésta yace en la cama muerta inexplicablemente.

Varios siglos después, brindo con versos de luz por el descanso de Candela caracterizándome de médium, puesto que la omnipresencia ya está pillada.

Queda a elección de cada lector/a, identificarse con la versión que considere menos alejada de la verdad.

*****

FICHA TÉCNICA DEL PODCAST

Poema y Declamación

José A. Callejón

Intro Representante de la Ley:

Gabrielico Amat, alcalde corrupto de Roquetas de Mar, Almería.

Músicas y Compositores

Tema principal de Joe Kidd, Lalo Schifrin.

El gran duelo (Kill Bill), Luis Bacalov.

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here