“Felicità”, Bruno Merle, 2020

Parece sencillo el uso de la estructura narrativa no lineal cuando somos expuestos por primera vez a una película en una sala de cine; pero destruir correctamente el lenguaje cinematográfico es algo que no es posible de hacer sin tener un excelente dominio del lenguaje clásico primero.

En mi opinión, Felicità es un buen ejemplo de esto. Un film simple, bien hecho, claramente influenciado por La Nouvelle Vague, realmente cómico pero dramático al mismo tiempo, con un lindo juego entre lo casual y lo absurdo.

En esta película seguimos la historia de una familia integrada por una niña llamada Tommy, y sus padres Tim y Chloé.

Inmediatamente desde el comienzo del film somos inmersos en el mundo de Tommy. Hay diversas formas que el director podría haber escogido para plasmar esto en la película, pero decide hacerlo de una manera muy interesante. Me refiero al uso del “NO sound”.

Merle le atribuye al personaje de Tommy un objeto que va a ser un factor determinante a lo largo de la película; un casco aislante de sonido. Cada vez que Tommy se coloca los cascos, el sonido de la película se apaga por completo. De esta manera, el espectador no tiene otra alternativa más que adentrase en la mente de Tommy.

Ahora bien, el uso del “NO sound” va progresando a medida que el film avanza, y más específicamente a medida que el personaje de Tommy va cambiando. Esto ocurre resumidamente en tres pasos. Primero, una completa falta de sonido. Segundo, la presencia nuevamente del “NO sound” pero esta vez con una suave melodía de fondo y la introducción de un nuevo personaje; un cosmonauta imaginario. Y tercero, una vez más la falta de sonido, pero aquí se introduce el diálogo; diálogo que mantiene Tommy con su amigo imaginario el cosmonauta, quien aparece en un momento difícil para la niña. El uso de este personaje imaginario es un detalle muy sutil y valioso en el film.

 Creo que es importante destacar cómo el director logra implementar ciertos aspectos del French New Wave, particularmente de Godard, en la película.

Lo absurdo y los momentos de silencio son la herramienta que el director utiliza para retener las escenas hasta el momento culminante. A diferencia de Tarantino, por ejemplo, que utiliza diálogos largos e irrelevantes a la escena hasta el momento que decide romperla con el uso de la violencia o agresividad. Un método que Tarantino ha repetido a lo largo de los años en casi todas sus películas.

Según mi parecer, en Felicità este recurso no lineal está mucho mejor logrado que en las películas de Tarantino, por ejemplo. Por el simple hecho de que las herramientas que Bruno Merle utiliza para mantener la escena hasta el momento culmine tienen un propósito detrás. El espectador nunca pierde el interés, pero tampoco se convierte en un espectador pasivo.

Tim y Chloé son los responsables de aportar “lo absurdo” durante todo el film. Desde mi punto de vista, esta es una de las razones por la cual la película resulta tan cómica, pero a su vez hay un balance con lo dramático debido al pasado de Tim que terminará afectando a los tres personajes.

La forma casi infantil que tienen estos dos personajes de relacionarse entre sí e involucrar a Tommy, es lo que hace que este film sea tan atrapante.

1 Comentario

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here