La UEFA y el movimiento LGTBIQ+

Junio es el mes del orgullo LGTBIQ+, son muchas las marcas que durante todo el mes cambian los colores de sus logos en muestra de apoyo con la comunidad. Pese a que la homosexualidad ya no está reconocida como una enfermedad y a que los derechos de las personas del colectivo son respetados por más estados e instituciones aún queda un largo camino por recorrer.

Son muchos los países que aún penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, entre ellos Hungría, que recientemente aprobó una ley en la que prohibía expresamente hablar o tratar temas de cambio de sexo o relaciones homosexuales en las escuelas y programas educativos. Esta ley ha sido duramente criticada por otros países de la Unión Europea, entre ellos Alemania. Coincidiendo con la celebración de la Eurocopa, los germanos quisieron proyectar la bandera LGTBIQ+ en el Allianz Arena justo antes del partido entre su selección y la húngara, sin embargo, la UEFA no permitió que esto sucediera alegando que eran una “organización políticamente neutra”. Estas declaraciones enfurecieron aún más al pueblo alemán que decidió revestir diversos monumentos de la ciudad de Münich con la bandera LGTBIQ+ con motivo de apoyo al movimiento.

Los derechos de las personas del colectivo no son un motivo político, son derechos. Estas declaraciones de la UEFA también tienen una doble lectura, la homofobia dentro del mundo del fútbol. Son pocos los jugadores de fútbol que se han decidido a salir del armario, y aquellos que lo han hecho no siempre han salido bien parados, recordemos a Justin Fashanu, uno de los primeros sino el único jugador que reconoció públicamente su homosexualidad y que terminó suicidándose.

En un deporte que es tan seguido por todo el mundo, en el que los jugadores tienten tanto poder e influencia, se ha visto con Cristiano Ronaldo cuando al retirar en una rueda de prensa la botella de Coca Cola, las acciones de esta bajaron. Es necesario que los niños y las niñas del mundo tengan referentes dentro del colectivo, y que se inicie ya un proceso de normalización de la homosexualidad. La UEFA y los patrocinadores han intentado lavarse las manos alegando neutralidad, ¿pero cómo puede haber neutralidad en el respeto por los derechos humanos? El desprecio a la comunidad LGTBIQ+ se basa en el machismo imperante en nuestras culturas y vidas, no es justificable ni se puede mostrar neutralidad. Debemos ir cambiando y mostrar más tolerancia, apoyo y normalidad al movimiento. Y de esta forma ayudar a las futuras generaciones a vivir en un mundo más tolerante.

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here