Estandarte (Izaskun Gracia Quintana)

y si
después de recorrer el mundo y escarbar tu nombre
estandarte salvador que todo lo puede
no te encuentro
y si
rebelada contra las angosturas me descubro débil
e incapaz de cruzar mis puentes
me quiebro
qué bandera ensalzaré entonces
a quién callaré estos errores

eta
munduan zehar ibili eta zure izena hastakatu ondoren
zutoihal salbatzaile ahalguztiduna
aurkitzen ez bazaitut
eta
mehartasunen aurka asaldaturik ahul aurkitzen badut neure burua
eta nire zubiak zeharkatzeko ezgauza
apurtzen banaiz
zein bandera goratuko dut orduan
nori isilduko dizkiot aktas hauek

_______________________________________________________________________Artikoa / Ártica
Izaskun Gracia Quintana (Bilbao, 1977) Sin embargo, la poesía se nos muestra como medicina, como el ungüento que poco a poco cicatriza la herida desgarrada de la conciencia. Y de nuevo las palabras de Pizarnik: Escribir es reparar la herida fundamental, la desgarradura. Porque todos estamos heridos. Y el fin lejano, el que nos pone en marcha y nos hace continuar: la luz. La luz intensa, la lámpara oscilante de la conciencia, que en cualquier parte y en cualquier momento nos mostrará fascinante el camino.
Así y todo, la poeta no te dará receta alguna. Difícilmente te dará la mano para que salgas del agujero negro que tú mismo has cavado, difícilmente te ofrecerá aliento o polvos mágicos para sacarte de la desesperación; pero, con amor y generosidad, te prestará las palabras que te llevarán hacia la luz. Porque eso es la poesía de Izaskun Gracia, el fuerte impulso que alumbrará la esencia de los pensamientos y el sentimiento de las palabras. Y las palabras no son sino cabo de nuestra vida.
[Prólogo de Pello Otxoteko]

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here