Celebrando Reservoir Dogs

Desde hace un tiempo estamos viviendo situaciones insólitas marcadas por la pandemia. Unas semanas atrás, varias salas de cine normalmente dedicadas a la proyección de las novedades más comerciales nos sorprendieron reestrenando la película Reservoir DogsPerros de reserva o Perros de la calle en Hispanoamérica-. Había dos razones para tan inesperada sorpresa. La primera era que la película, estrenada en enero de 1992, estaba a punto de celebrar su trigésimo aniversario. La segunda, de más peso, era que a causa de la pandemia, la industria cinematográfica no había llegado a tiempo de ofrecer nada nuevo para cuando los cines pudieran reabrir sus puertas, habiéndose visto estos obligados a recurrir a obras del pasado. Los grandes desastres también traen pequeñas alegrías.

Reservoir Dogs es la primera película que dirigió Quentin Tarantino, entonces un joven apasionado del cine que se ganaba la vida trabajando en un videoclub y que escribía buenos guiones. La suerte fue que el de Reservoir Dogs cayera en manos del ya famoso Harvey Keitel, quien nada más leerlo quedó tan entusiasmado que no solo quiso actuar en ella sino también coproducirla. Con ello el presupuesto del filme llegaría a ser inesperadamente holgado -tratándose de una obra de cine independiente dirigida por un desconocido sin medios-, no obstante sin dejar de ser risible comparado con la mayoría de las producciones hollywoodienses.

El argumento de la película en sí es banal. Un mafioso quiere asaltar un almacén de diamantes y para ello contrata a seis criminales que deben mantener oculta su identidad utilizando nombres de colores. En el mismo momento del atraco la policía aparece contra todo pronóstico. Los supervivientes se reunirán en un viejo almacén donde tratarán de averiguar quién de ellos es el infiltrado que les ha traicionado.

En realidad varios directores antes que Tarantino habían debutado con película de atracos; Woody Allen lo había hecho con Toma el dinero y corre o Michael Mann, con Ladrón. Y Julio Coll en Distrito Quinto también había juntado en un local a variosatracadores tras su delito al sospechar que entre ellos había un traidor. Pero de quienes Tarantino reconoció mayor influencia fue del guionista de Atraco perfecto de Kubrick Lionel White, de los gánsteres de Jean Pierre Melville, de Sangre fácil de los hermanos Coen y de Godard, cuyas Al final de la escapada y Banda aparte se encuentran entre sus obras preferidas.

No obstante el principal mérito de la película no reside en estos préstamos, sino en su maravilloso guión, ya con el inconfundible sello tarantiniano de brillantes diálogos, lleno de cultura pop y a veces veladamente filosófico. Destaca por otra parte la construcción del filme a partir de la afirmación y negación paralelas. Así, es una película cuyo argumento está centrado en un atraco, pero es solo a partir de diálogos y de flashbacks como el espectador lo deduce pues no se muestra atraco alguno, sino tan solo su preludio y secuela. Es una película de acción, pero su peso no reside en las correrías, que no hay muchas, sino en las conversaciones. Es una película con aire de los 50, pero su música es de los 70 y realmente podría datarse de muchas épocas, incluyendo la actual. Es una película de violencia, pero rebosa amabilidad: sus protagonistas son todos unos bandidos, pero si nos detenemos en cada personaje vemos que el señor Blanco -Harvey Keitel-, por ejemplo, aunque sea un asesino experimentado, es un criminal al que el dolor ajeno no le deja indiferente; el señor Rosa -Steve Buscemi-, quizás el más interesado de todos, es también el más sensato y, a su manera, un hombre con principios; Eddie “El Amable” -Chris Penn- es junto a su padre el cerebro del plan, pero también es un amigo leal que hace honor a su nombre; hasta el sádico señor Rubio -Michael Madsen- no es más que un inmaduro psicópata que prefiere bailar al son de la música mientras tortura a recuperar la fortuna recién robada o evitar la prisión. ¿Aquel grupo de elegantes hombres trajeados caminando que nos muestra el cartel de la película es en realidad un grupo de asesinos y criminales o es un grupo de hombres tiernos y honestos? Es un grupo ficticio en cualquier caso cuyas contradicciones dibujan nuestras sonrisas y que anuncia el universo de antihéroes de Pulp Fiction. Tarantino ya en su debut dio una lección magistral jugando con su espectador despistándole, llevándole del horror a la gracia y viceversa, aturdiéndole y encantándole mientras este, hipnotizado, se rinde a la película.

El rodaje tan solo duró cinco semanas y la mayor parte del mismo se realizó en un destartalado almacén que había sido una funeraria. Como Tarantino quería mucha intensidad en los colores el director de fotografía, Andrzej Sekula, aparte de utilizar la película más lenta de Kodak, tuvo que iluminar hasta tal punto aquel almacén que la temperatura solía superar los 43 grados, lo que conllevó algunas incomodidades como que la sangre quedara pegajosa y debieran dedicar el final de cada jornada a despegar al ensangrentado señor Naranja -Tim Roth- del suelo.

Aparte de algún que otro percance de este tipo, el rodaje terminó a tiempo para poder ser presentada en el Sundance Film Festival. No obtuvo ningún premio pero fue la película de la que más se habló -aunque no bien-, comenzando el largo camino de críticas a su violencia que la convertiría en una de las películas más polémicas de su década. Y, todo hay que decirlo, no es tan violenta. Pero tal fue el revuelo que causó que Harvey Weinstein, su distribuidor, trataría de convencer a Tarantino de que, al menos, eliminara la famosa escena del corte de oreja para que la película fuera más comercial y rentable, pero el director se negó. Aunque durante su estreno en Estados Unidos solo recaudó tres millones de dólares, la película fue un éxito internacional que llegaría a recaudar diecisiete millones más fuera de sus fronteras y que elevaría a Tarantino a la categoría de director de culto y a su Reservoir Dogs en hito del cine independiente.

En entrevistas recientes el director ha anunciado que dirigirá un total de diez películas, luego abandonará el oficio. Es decir, solo le queda la última. Ojalá esté al nivel de la primera.

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here