Ciudades: imagen y semejanza de los seres humanos

La ciudad es el mayor producto del hombre, su imagen y semejanza. En las ciudades los seres humanos han dado lo mejor de sí mismo porque es su espacio de convivencia, de sueños y pesadillas y de todos nosotros, ciudadanos y autoridades, depende que sea una obra de arte. La ciudad como tal siempre ha sido territorio literario, “abrigo de poetas y bohemios” como dice mi amiga Gigia Talarico. Y como concepto social y urbano ha sido abordado por prominentes y humildes ciudadanos de la República de las Letras como Platón, Spengler, Marx y otros hasta llegar a autores contemporáneos. Los textos aquí incluidos son apenas fragmentos, pedazos de esas grandes maravillas que son las ciudades de la Tierra y quién sabe las del universo. Esta muestra antológica intenta buscar el ser de la ciudad como tal y de algunas en particular. Es una invitación para que usted recuerde otros textos y/o los escriba…

Platón:Nace, pues, la ciudad cuando cada uno de nosotros no se basta a sí mismo, sino que tiene necesidad de muchos otros…”

Adriano Sofri:Las ciudades son engranajes tan delicados y vulnerables que sólo es posible vivir en ellas si nos reconocemos mutuamente cierta benevolencia y. como mínimo, cierta no beligerancia”.

Marcel Poëte: “La ciudad es un ser viviente que debemos estudiar en su pasado para poder estabilizar el grado de evolución: un ser que vive sobre la tierra y de la tierra, lo cual significa que a las noticias históricas deben agregarse las geográficas, geológicas, económicas”.

Le Corbusier: “La ciudad es una herramienta de trabajo. Es una acción humana contra la naturaleza… Es una creación… La ciudad es una imagen poderosa que acciona nuestro espíritu”.

Gabriel García Márquez:A una ciudad, a veces, más que su fabulosa aglomeración de casas, de gente y de problemas, la define una mujer hermosa”.

Gigia Talarico:La ciudad / Llueve desconcierto / En este verano solitario / Como si existieras / Y no fueras tan sólo / Un amago ilusorio / De lluvia en el desierto”.

Walter Benjamin:Importa poco no saber orientarse en la ciudad. Perderse, en cambio, en una ciudad como quién se pierde en un bosque, requiere aprendizaje”.

James Joyce: “Denunciar el alma de esa hemiplejia o parálisis que algunos llaman ciudad”.

Claude Lévi Strauss:La ciudad se sitúa en la confluencia de la naturaleza y el artificio. Congregación de animales que encierran historia biológica en sus límites y que la modela con todas sus intenciones de seres pensantes. Es, a la vez, objeto de la naturaleza y de la cultura: Individuo y grupo; vivencia y sueño; lo humano por excelencia”.

Guillermo Cabrera Infante:El hombre no inventó la ciudad, más bien la ciudad creó al hombre y sus costumbres. La ciudad como la conocemos se originó, posiblemente, en Asia entre el sexto y el primer milenio antes de Cristo. Pero es en Grecia, donde la ciudad-estado o polis, que la idea de ciudad llegó a la cumbre en lo que Aristóteles llamó “una vida en común para un fin noble”. Es Roma, creadora del imperio Romano, la ciudad, Roma misma, edificada originalmente sin plan ni orden, creció hasta convertirse en un modelo de otras ciudades creadas a su imagen y semejanza”.

Italo Calvino:Las ciudades, como los sueños, están construidas de deseos y de miedos, aunque el hilo de su discurso sea secreto, sus reglas absurdas, sus perspectivas engañosas y toda cosa esconda otra”.

Oswald Spengler:La gran ciudad es un mundo, es el mundo. Sólo como totalidad tiene sentido la casa humana. Sus casas son meros átomos que la componen”.

Andrés Mejía:Irremediablemente concebida y construida por el hombre y escapada del dominio de sus manos y su conciencia, convertida en un espacio inhumano y contranatural, la ciudad, paradójicamente, no hace otra cosa que parecérsele, expresándolo de manera brutal e implacable”.

Georges Bataille:La arquitectura es la expresión misma del ser de las ciudades”.

Kinksley Davis:Hablar de limitar el crecimiento de las ciudades es, por el momento, un entretenimiento puramente especulativo, toda vez que estas elucubraciones son eclipsadas por la implacable realidad: El aumento incontrolable de la población”.

Karl Marx:La ciudad es ya el hecho de concentración de la población, de los instrumentos de producción, del capital, de las diversiones, de las necesidades, mientras que el campo muestra exactamente el fenómeno contrario, el aislamiento y la separación. La oposición entre la ciudad y el campo no puede existir más que en el marco de la propiedad privada”.

Miguel de Unamuno:La ciudad: ahí sí que estaba el centro del mundo”.

Luis Martín Santos:”Hoy, la ciudad no es ya el resultado de la proyección del derecho, ni una manifestación de las creencias mágicas del lugar sino producto de la expansión económica: un contenedor formado por toneladas de ladrillos, colocados de la manera que quepa más gente dentro”.

Bulgheroni-Fukunaga:¿Qué representa este espacio añorado? La antropología cultural nos habla del espacio antropomórfico y antropocéntrico, el espacio limitado conocido, y de sus cualidades benéficas para sus habitantes (espacio cualitativo) fuera de cuyos límites están el caos, las fuerzas demoníacas, los bárbaros”.

Jorge Luis Borges:”Esta ciudad que yo creí mi pasado/ es mi porvenir, mi presente;/ los años que he vivido en Europa son ilusorios/ yo he estado siempre (y estaré) en Buenos Aires”.

Henri Lefebvre (París):En nuestra modesta opinión, la insurrección parisiense de 1871 fue la gran y suprema tentativa de que la ciudad se erigiese en la norma de la realidad humana”.

Albert Camus:París es una caverna admirable, y sus hombres viendo agitarse sus propias sombras sobre la pared del fondo, las toman por la única realidad. He ahí la extraña y fugitiva reputación de que esta ciudad dispensa, pero lejos de París hemos venido a aprender que hay luz a nuestras espaldas, que es menester que nos volvamos, liberándonos de los lazos que nos atan, para mirarla de frente ya que nuestro cometido antes de morir, consiste en intentar, a través de todas las palabras, nombrarla”.

Kurt Leonard (Florencia):A Principio del siglo XIII, Florencia poseía más de ciento cincuenta torres pertenecientes a familias nobles que, a veces, alcanzaban alturas de setenta metros. En 1250, tras la victoria del popolo, la primera constitución democrática prohibió construir por encima de los veintinueve metros y todos los edificios de particulares que habían escapado a las oleadas de destrucción desatadas el año 1248 como consecuencia del levantamiento fueron demolidos hasta cumplir el límite máximo prescrito”.

Carlos Monsiváis:Instalada sobre la destrucción de un imperio, la Ciudad de México encontró en ese hecho ‒un hacerse entre ruinas‒ su primera y última definición. Desde entonces, y a lo largo de los siglos, la ciudad ha crecido hasta perder la conciencia de sus límites”.

José Lezama Lima:Existe, en La Habana, por las zonas del hundimiento y la angustia sádica, la otra ciudad a donde llegan los paseantes de un escepticismo regalado, en un nadismo salonniére que comienza por no hacer nada; sigue por no aceptar que alguien lo puede hacer, y termina en que, si alguien lo hace, suda envidia fría y prepara mordiscos de jabalí con espuma de arsénico borgiano”.

Jaime Saenz:“En efecto, nadie puede negar que La Paz es una ciudad andina; y como tal subsistirá. Así nos lo asegura el espíritu rector que habita la montaña. Esta ciudad no se verá desvirtuada, no dejará de ser lo que es. No morirá. Cosa tal no ocurrirá, sino con la desaparición del último paceño sobre la Tierra y perdónesenos la vehemencia”.

Porfirio Díaz Machicao (ciudad de La Paz): “…estos que están aquí, … con el resplandor santificado de su existencia y de su arte, hay muchas cosas que admirar y desentrañar, locos, taumaturgos, suicidas y señores; de tal jaez son los ilustres varones del Ateneo de los Muertos, institución que ahonda, desde la tumba, el surco de la cultura boliviana”.

Mariela Ardaya (Ciudad de Santa Cruz de la Sierra):Ciudad anillada de recuerdos / desde el centro a la periferia. / Los habitantes del asfalto / la recorren en círculos, / en el vueltero de sus sueños / alejándose de la realidad”.

Silvia Rózsa (Ciudad de Santa Cruz de la Sierra) Refugio:Me gusta cuando llueve sobre tus calles / y la gente corre a refugiarse bajo tus aleros / así como los recuerdos se refugian en el aljibe / o en el segundo patio de la casa / esa casa que anida guillotinas de palabras / metáforas que nacen en la intensidad del duelo”.

Homero Carvalho Oliva, Bolivia, 1957, escritor y poeta, ha obtenido varios premios de cuento, poesía y novela a nivel nacional e internacional. Su obra literaria ha sido publicada en otros países por prestigiosas editoriales y traducida a varios idiomas; poemas, cuentos y microficciones suyas están incluidos en más de cincuenta antologías internacionales, además de revistas y suplementos literarios por todo el mundo. Es autor de antologías de poesía boliviana, de cuentos y microcuentos internacionales publicadas en varios países. El año 2012 obtuvo el Premio Nacional de Poesía con Inventario Nocturno y la Antología de poesía del siglo XX en Bolivia, publicada por la prestigiosa editorial Visor de España

2 Comentarios

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here