Mitos y verdades de la guerra en Ucrania

Las guerras a lo largo de la historia son precedidas de mitos para justificar invasiones e incursiones militares. Lo que sucede en el conflicto entre Rusia y Ucrania tiene vieja data y todo apunta que el gobierno de Rusia ha falsificado la verdad ante la comunidad internacional, con motivo de invadir, primero Crimea, y ahora el este de Ucrania.

Cabe destacar que Ucrania nunca representó propiamente un peligro para la seguridad de Rusia. En efecto, la capacidad nuclear que reitera una y otra vez su líder máximo, Vladimir Putin, haría imposible una incursión bélica de Ucrania en contra de Crimea (ahora anexada a Rusia) y/o contra el territorio ruso.

En segunda instancia, otro mito también recurrente es que una membresía próxima de Ucrania en la OTAN sería igualmente un peligro para Rusia. Sobre este punto, cabe aclarar que cualquier proceso de adhesión de un país a la OTAN lleva un tiempo determinado, y no es inminente ni seguro que Ucrania vaya a conseguir eventualmente ese estatus. De hecho si lo tuviera, tampoco tendría que representar en absoluto un peligro para Rusia o Crimea, puesto que las fuerzas de la OTAN trabajan de manera conjunta y disuasiva conforme al derecho internacional público, y de ningún modo en agresión a un Estado independiente (tal el caso de Rusia). Resulta igualmente imposible el hecho de que la OTAN – en la eventualidad de que sea miembro Ucrania – invada territorio ruso, por el simple hecho que se expondrían dos capacidades nucleares de similar (aunque no igual) poderío militar.

El reconocimiento por parte de Rusia de estados separatistas prorrusos que forman parte de Ucrania, es sin duda una injerencia ilegal en asuntos internos de otro Estado. Por otro lado, la invasión rusa reciente al este de Ucrania no puede entenderse como el envío de fuerzas de paz, como malintencionadamente, lo ha hecho público el gobierno de Rusia.

Según EFE y el diario El País de Madrid, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha asegurado este martes en una comparecencia ante la prensa que los efectivos rusos que han sido enviados a territorio ucraniano no son “en absoluto” una misión de paz, como defiende Rusia.

“Cuando las tropas de un país entran en el territorio de otro país sin su consentimiento, no son fuerzas de paz imparciales”, ha dicho Guterres a las puertas del Consejo de Seguridad de la ONU en referencia al envío de tropas rusas al territorio ucraniano separatista de Lugansk y Donetsk ordenado por Putin.

Guterres también se mostró en contra de la declaración de independencia de estas dos regiones ucranianas por parte de Putin, y ha apuntado que “esa acción unilateral está en conflicto directo con los principios de la Carta de las Naciones Unidas”.

“Los principios de la Carta de la ONU no son un menú a la carta. No pueden ser aplicados de manera selectiva”, señaló el máximo representante de la organización, que este lunes interrumpió un viaje previsto a la República Democrática del Congo para regresar a la sede central de Naciones Unidas en Nueva York ante la rápida escalada de tensiones en Ucrania.

El diplomático portugués ha insistido en que la ONU “apoya plenamente la soberanía, la independencia política y la integridad territorial de Ucrania”, y subrayó que “ya es hora de volver al camino del diálogo y las negociaciones para salvar al pueblo ucraniano”.

Guterres también ha confirmado que Ucrania en su momento solicitó el despliegue de una misión de paz de la ONU en Donetsk y Lugansk, pero no se acabó efectuando porque Rusia solo aceptaba que fuera para la protección de representantes de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.  

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here